viernes, 14 de noviembre de 2008

me alimento de tu aire, de tu ausencia que me regala a cada momento recuerdos cuanto más lejanos, más intensos, más falsos, el tiempo y mi mente soñolienta los transforman, mezclan realidades pasadas con fragmentos de noches inventadas, mañanas etílicas y muchas mentiras piadosas, que a pesar de la piedad siguen siendo sucias mentiras...

1 comentario:

David E. Alvarado dijo...

celebro que te decidieras a colocar tus palabras en este rincón, a mí me gusta venir a verte.