miércoles, 26 de noviembre de 2008

Soy adicta a demasiadas cosas... soy una drogadicta de tu olor y lo persigo dia y noche por rincones que sólo huelen a rancio, porque tu ausencia lo descompone todo. Soy adicta a tu aliento en mi nuca, entre las sábanas azules de mi cama desecha desde la última vez. Soy tremendamente dependiente de tus manos entre mis muslos y mis caderas contra las tuyas. Soy adicta a tus ojos clavados en mi piel erizada, a tu boca de trapo, a tus mensajes secretos en botellas de cristal, a tus palablas de miel, a tus canciones desafinadas... Soy adicta a tí

5 comentarios:

David E. Alvarado dijo...

adicciones de piel!

uffff, las más dificiles de curar!

Anónimo dijo...

chikilla, no djes t adiccion, q yo lo soy a t.

la Nieve de al lado dijo...

eres una yonki del amoor,
el ordenador tu camello,
y tu pareja la adicción.

Lázaro Suárez dijo...

adicciones asi son mas peligrosas que las dedicadas a los estupefacientes y a la noche y al sexo y a todo.

pero al menos, da para escribir, mucho. me hiciste pensar, suficiente;)

un saludo

Adriana dijo...

Hola, la adicción nos hará escribir... plasmar letras en un papel o dibujar letras en una piel